REFLEXOLOGÍA PODAL

¿QUÉ ES LA REFLEXOLOGÍA?

reflexologia-podal

  La Reflexología es una terapia natural que estimula al organismo para que éste realice su propio proceso de curación. Lo hace a través de la estimulación manual de zonas reflejas en los pies y de las manos que representan al cuerpo y a la persona en su totalidad.

  Puede aplicarse como complemento de cualquier otra terapia que el paciente esté recibiendo, con lo cual, no reemplaza al cuidado médico o psicológico.

  No es necesario estar enfermo para beneficiarse con un tratamiento reflexológico, pues es un método preventivo para mantener la buena salud.

El cuerpo reflejado en los pies

  Los dos pies conforman una unidad y juntos reflejan a la persona entera.   Cada órgano tiene su correspondiente zona refleja. Estas se superponen de la misma manera que lo hacen los órganos en el cuerpo.

  Los que se alojan en la mitad derecha del mismo se reflejan en el pie derecho y los de la mitad izquierda, en el pie izquierdo.

  Los que existen por pares, se encuentran en los dos pies.

  Del mismo modo que hay variaciones mínimas en la ubicación de los órganos en una persona, también las hay en la ubicación de las áreas reflejas de los pies.

¿Qué es un estímulo reflejo?

 Un reflejo es la respuesta rápida de estructuras biológicas a un estímulo determinado, fuera del control de la voluntad.

  Esta respuesta tiene lugar en un área distante de aquella que fuera estimulada.

  Un área refleja es aquella que representa a un órgano o parte del cuerpo con el cual está conectado por vía nerviosa o por canales de circulación energética. Las áreas reflejas se distribuyen en un mapa que facilita su ubicación.

Algo de historia

  Ya se conocía en India y China una forma de tratamiento mediante dígito presión pero el documento más antiguo que muestra la práctica de la Reflexología de pies y manos data del año 2330 a.c., y fue encontrado en la Pirámide del Gran Sacerdote, en Saqqara.

  A principios de siglo XX, el Dr. William Fitzgerald, médico norteamericano, desarrolló la Teoría de las Terapia Zonal basándose en los principios de la Medicina Tradicional China‑ Fundando  las bases de la actual Reflexología.   Poco después, Eunice Ingham, una fisioterapeuta norteamericana, fue la que descubrió que los pies eran en el cuerpo la parte más sensible a la estimulación de las zonas reflejas. Desde 1930 hasta su fallecimiento en 1974 investigó, sistematizó y transmitió un método de tratamiento a través de las áreas reflejas de pies y manos. Además de atraer la atención mundial sobre la Reflexología, sus trabajos sirvieron de base a todos los métodos de Reflexología hoy conocidos en el mundo occidental. Eunice Ingham dio un contexto científico a lo que antiguas civilizaciones habían practicado intuitivamente.

 

 

La Reflexología hoy

               

  La reflexología ha evolucionado desde sus comienzos como terapia zonal hasta la  actualidad donde la mayoría de sus practicantes centran los tratamientos en las áreas reflejas de los pies. Sin descartar totalmente el estímulo en las manos, se observan respuestas más efectivas al trabajar sobre los pies.

  Cada vez mas  terapeutas de distintas especialidades, se apoyan en la reflexología para  complementar  el trabajo en sus consultas porque se han dado cuenta, que el estimular los pies, favorece el  resultado del tratamiento. 

Algunos beneficios de esta terapia

  • Estimula el desbloqueo energético.
  • Favorece la relajación y alivia el estrés.
  • Estimula los impulsos nerviosos, la circulación sanguínea y la acción del sistema inmunológico (regula glándulas, hormonas).
  • Afecta tanto el aspecto orgánico de la persona como sus aspectos psíquicos  y emocionales, mejorando el estado de ánimo  y conducta.
  • Alivia dolores musculares y articulares, y dolores en general, al provocar que el cuerpo libere endorfinas (sustancias que nos hacen sentir bien).
  • Alivia todos los sistemas: nervioso, circulatorio, digestivo, etc.
  • Mejora en casos de problemas óseos y articulares, mejora la movilidad y la flexibilidad.
  • Mejora el funcionamiento pulmonar, muy apropiado  en casos de asma.
  • Alivia resfríos, estreñimiento, dolores de cabeza, cálculos renales..
  • Mejora de problemas cardiovasculares, várices, hemorroides.
  • Alivio de menstruaciones dolorosas, síntomas de la menospausia…

Contraindicaciones

  • Evitar aplicar en caso de fiebre.
  • No aplicar luego de comer.
  • Tampoco en caso de lastimaduras en los pies, micosis, venas o ganglios inflamados.
  • No aplicar en casos de insulino-dependientes.
  • Aplicar con precausión en ancianos, niños, embarazadas y enfermos débiles.

El tratamiento del dolor

 

  En casos de dolor, la Reflexología ofrece un remedio eficaz, que, a diferencia de otras terapias más agresivas, no produce adicción ni efectos secundarios.

  Durante el proceso terapéutico, se realizan en el organismo múltiples cambios químicos. Uno de ellos esta íntimamente ligado a la sedación del dolor: la reflexología estimula al cerebro para que este produzca su propio analgésico. El hipotálamo a través de sus mensajeros químicos estimula a la glándula pituitaria para que segregue endorfinas, las cuales son cinco o diez veces más poderosas que la morfina. Las endorfinas pueden inhibir la transmisión de las señales dolorosas a través de la médula espinal.

  En casos de enfermedades terminales la Reflexología puede hacer un aporte para una mejor calidad de vida del paciente favoreciendo su estado general y aliviando el dolor.

¿Cómo es una sesión de Reflexología?

  El paciente permanece acostado en una camilla recibiendo el estímulo por parte del terapeuta. Es importante que el paciente comente si el toque en algunas áreas le resulta doloroso o molesto en exceso. Es posible que los estímulos provoquen un dolor casi placentero pues producen alivio a una zona congestionada.

  Al finalizar la sesión el paciente permanece descansando unos minutos, luego se incorporará sin realizar movimientos bruscos.

  Las sesiones tienen duran entre  cuarenta y cinco  minutos a una hora.

  Primero comienzo relajando el pie con algunas manipulaciones específicas, para luego pasar al estímulo reflejo propiamente dicho, trabajando sobre puntos y zonas reflejas, mediante la utilización de cremas o aceites esenciales que potencian los efectos de la sesión.

  Al terminar la estimulación, se comentan con el paciente  las reacciones y sensaciones que pueda haber experimentado durante la sesión y luego  entre una sesión y otra, para observar si se han producido cambios en los pies o en el paciente en general.

  Recomiendo una  sesión por semana, como mínimo, dependiendo los casos a veces 2 por semana, cuanto más crónica es la afección, más sesiones requerirá. Esto al comienzo del tratamiento, luego se irán espaciando, dependiendo de la evolución del paciente.

  La evolución durante el proceso terapéutico, no se puede precisar con anticipación, pero generalmente, se obtienen resultados en un corto tiempo,  dependiendo de la respuesta del paciente, del grado de cronicidad o agudeza de la condición que presente y de la capacidad  del terapeuta.

Algunas reacciones que se pueden presentar entre las sesiones.

  La persona en tratamiento puede presentar reacciones que obedecen a “crisis curativas” y generalmente tienen lugar entre las primeras ocho sesiones aunque no se puede establecer  una regla fija,  ya que depende de la sensibilidad de cada persona.

 Una  “crisis curativa” es un  conjunto de síntomas que tienen que ver con una reacción de las defensas  del organismo ante una afección y son el resultado de la acción inmediata de la fuerza energética del individuo, se trata de mecanismos de limpieza.

  Algunos de estos síntomas son:

  • Cambios en la coloración y cantidad de orina.
  • Cambios en la coloración, olor, frecuencia o consistencia de la materia fecal.
  •  Sudoración con cambio de cantidad u olor o en zonas diferentes a las habituales para esa persona.
  •  Aparición y/regularización  del ciclo menstrual en  mujeres con menopausia.
  •  Menstruaciones más abundantes, cambios en color u olor. Adelanto del ciclo menstrual.
  • Sueño.      
  • Cansancio.
  • Aflorar emociones o sentimientos tapados, como depuración y limpieza de emociones bloqueadas.
  • Aumento de los sueños, el recordarlos con mas facilidad.

  De estas reacciones, pueden darse una, alguna o ninguna, es importante no sugestionarse y tomarlas como una reacción del cuerpo, un despertar de mecanismos de limpieza, de depuración.

  Es importante saber que la Reflexología no crea nada nuevo, sólo moviliza lo que está latente, escondido o bloqueado, para que el organismo  recupere la salud en todos los niveles.

Saludos

Javier

Anuncios

2 pensamientos en “REFLEXOLOGÍA PODAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s