AJENJO , PLANTA CURATIVA QUE ACTÚA EN REUMAS Y PARÁSITOS ESTOMACALES

El ajenjo, cuyo nombre científico es Artemisia absinthium, es una planta cuyas propiedades se han documentado desde tiempos antiguos. El ajenjo es originario de Europa, Asia y África, sin embargo, actualmente también puede encontrarse distribuida en regiones americanas gracias a que se cultiva con relativa facilidad.

864_ajenjo-como-antiparasitario_1614

Descripción Botánica

Esta planta posee un sabor amargo, y se cree que por ello ha sido llamada “Absinthium”, ya que parece derivada de “apsinthio”, palabra del latín que se traduce como “sin dulce”. Esta planta, también se ha nombrado “Artemisia”, en honor a la diosa griega de la caza.

Sus hojas son alargadas y con varias terminaciones, son suaves al tacto ya que poseen una discreta vellosidad que les confiere sedosidad al tacto. Suele florecer en los meses de Julio y Septiembre, teniendo flores de tonalidades amarillas.

Usos tradicionales

El Ajenjo, ha sido una planta empleada varios remedios medicinales, y muy popular por su empleo para erradicar parásitos intestinales, aunque también se utilizó en Grecia para calmar dolores menstruales, así como para tratar la anemia y el dolor de articulaciones en enfermedades como la artritis reumatoide.

En México es ajenjo tiene usos medicinales también, empleándose para acelerar la cicatrización de heridas. También fue utilizada para disminuir y controlar la fiebre.

Se llegó a emplear para inducir el parto así como provocar abortos, ya que estimula las contracciones uterinas, hoy en día, no se recomienda su empleo con este fin pues no está libre de efectos secundarios y su efectividad puede depender del tipo de parasito.

Además, cabe mencionar que el ajenjo se ha utilizado para reemplazar el lúpulo en la preparación de cerveza, no obstante, su uso para este fin fue prohibido por la FDA, la administración de Alimentos y medicamentos en Estados Unidos, ya que se creía que el consumo de esta bebida en exceso no era seguro.

Propiedades medicinales

Hoy en día el ajenjo ha ganado nuevamente popularidad gracias a sus propiedades medicinales. Se suele consumir en forma de té, aunque también puede utilizarse en forma de tintura.

El ajenjo resulta digestivo, ya que estimula la producción de ácidos digestivos, así como a la vesícula biliar, puede ser útil para combatir flatulencias y por último, cabe mencionar que también tiene la capacidad de estimular el apetito.
Antiparasitario, el ajenjo se ha empleado desde tiempos antiguos para combatir parásitos intestinales, tales como tenias,  lombrices, etc, aunque no se recomienda utilizar en niños pequeños con este fin.

Ayuda a aliviar el dolor de articulaciones en enfermedades reumáticas, esto se debe a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas naturales. Se puede consumir en té, así como aplicar compresas con la infusión sobre la zona dolorida. Además, estas propiedades útiles contra el dolor también pueden aprovecharse parata tratar externamente golpes y lesiones musculares leves.

El ajenjo tiene la capacidad de repeler ciertos insectos como las moscas y los mosquitos, un remedio sencillo consiste en machacar algunas hojas frescas de ajenjo y mezclarlas con un poco de vinagre de manzana para luego untar sobre la piel y evitar posibles picaduras.

Otro de los usos medicinales del ajenjo es su capacidad de ayudar a estimular y regular lamenstruación, esto gracias a sustancias que posee con características emenagogas.

Por último cabe destacar que el ajenjo puede utilizarse para controlar la ansiedad gracias a que posee un ligero efecto sedante que también puede ayudar a relajar los músculos, sin embargo, no se recomienda su consumo prolongado ya que podría causar adicción, así como otros síntomas secundarios.

Contraindicaciones

La forma de más común de aprovechar los beneficios del ajenjo, es a través del consumo del té o el uso de tinturas, aunque también se le puede encontrar en forma de cápsulas o extractos. Se la forma que elijamos, debemos saber que el ajenjo no es recomendado por periodos prolongados.

Ya que el ajenjo puede ser tóxico en exceso para el organismo, es aconsejable utilizar las dosis indicadas y mujeres embarazadas así como en la etapa de la lactancia no deben consumirlo.

El aceite de ajenjo no se debe consumir, ya que tiene altas concentraciones de thuyona, una sustancia identificada como peligrosa por la FDA.

Las hojas de ajenjo, si van a consumirse, deben secarse antes, pues las hojas frescas contienen más aceite natural de la planta.

Efectos secundarios

Aunque el ajenjo es seguro si se siguen las indicaciones para su consumo, su exceso o consumo prolongado puede provocar efectos secundarios.

Algunos efectos secundarios del consumo de ajenjo son principalmente digestivos, tales como diarreas, náuseas y vómitos, aunque pueden aparecer otros como el insomnio, vértigo e incluso convulsiones.

Se cree que puede ser adictivo, motivo por el cual su consumo no debe exceder un periodo mayor a un mes, o 4 semanas.

En caso de presentar los efectos secundarios ante el consumo de esta planta, se recomienda suspender su uso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s